viernes, 12 de noviembre de 2010

 

Artículo publicado en la Revista Sine Qua Non -Diciembre 2003
Por Erica Azucena Aquino (Presidente AICIF) Argentina,  "DE INTERÉS PERICIAL"

 

Actualmente, sabemos que existen variadas maneras de falsificar firmas y documentos y que día a día los falsarios se perfeccionan más en su técnica. Es por eso, que los Peritos debemos tratar de estar actualizados y en lo posible un paso más adelante que ellos.

Se sabe que las falsificaciones manuales, muchas veces son excelentes, dada la habilidad del que las realiza, Pero, ¿qué se sabe acerca de las falsificaciones realizadas utilizando la informática?

Al haber iniciado las investigaciones acerca de la probabilidad de existencia de este tipo de falsificación, y realizado el interrogatorio a los colegas sobre qué sabían acerca de las firmas creadas, contestaban ... “que no son mayor problema porque se sabe si es escaneada”..., restándole importancia al tema. Pero no se estaba hablando de firmas escaneadas, sino de firmas creadas, donde el falsario utiliza conocimientos informáticos, sin dejar de lado la astucia y la creatividad y utiliza como elemento escritural el mouse y como tinta la de la impresora. Es muy parecido a la imitación por asimilación de la grafía, con la diferencia de que con la computadora es más perfecta ya que se puede imitar hasta el gesto gráfico, como así también: velocidad, grosor del trazo, color, inclinación que al imprimir realmente parece una firma auténtica, tan auténtica que al examen físico, es decir utilizando en principio, nuestro instrumental más certero: el ojo, luego la observación por medio de lupa cuentahilo o binocular, como así también con microscopio, no se observa ninguna característica que nos indique que esa firma fue “creada” con la computadora. Qué es lo importante resaltar con esto: que los documentólogos debemos saber que no sólo existen falsificaciones manuales, sino que también existen este tipo de falsificaciones, que son hechas de manera extraordinaria, tan extraordinaria que hasta al Perito más experimentado se le puede hacer creer que se trata de una firma auténtica y en caso de que logre descubrir que es falsa, es posible que no tenga idea que se utilizó un medio informático.

 

Veamos por qué

 Reconocemos las firmas escaneanas por las siguientes características:
Este tipo de captura de imágenes de manuscritos originales, presentan como característica delatora principal a efectos de establecer este tipo de metodología utilizada a tal fin la falta de movimiento, es decir, que al igual que las fotocopias no se aprecian la velocidad, presión ni características intrínsecas, ni resulta posible el examen de las superposiciones de trazos, asemejándose a una firma del tipo inerte, es decir, sin vida.

Amén de lo expuesto, también, se puede observar en las firmas escaneadas, una especie de tenue sombreado, el que se halla constituído por una serie de puntos que transfiere indefectiblemente este tipo de sistema de adquisición de imágenes, manteniéndose dichas características en la totalidad de la zona transferida. Si bien es cierto, que se puede mejorar u ocultar el sombreado, a la observación con instrumental óptico y lumínico adecuados, esta situación se hace perceptible especialmente en el interior de los gramas en donde existen encierros.

Las firmas “copiadas”, siempre desde el punto de vista informático, son aquellas que se obtienen seleccionando de la fotografía de la firma original obtenida con cámara digital (la cual en lugar de rollo fotográfico tiene diskette), los sectores a copiar y luego se la imprime. Este tipo de falsificaciones son fácilmente comprobables, ya que la firma falsa presenta características similares a una firma fotocopiada, además superpuesta a la original, es exactamente igual como las realizadas por calco, en caso de no variarse las dimensiones (más grande o más chico) de la original, pero de darse esa circunstancia, la grafo estructuración en general se mantiene.


En el caso particular de las firmas creadas, no sólo es importante saber de su existencia, sino en qué consiste. Se trata de firmas que son “construídas” rasgo a rasgo, trazo a trazo, cada detalle, enlaces, encierros, escapes, cada movimiento escritural curvo, recto, el grosor de los trazos, el color, teniendo de base la firma original.

Lo más significativo en estos casos, es que el falsario tiene la posibilidad de corregir estas particularidades la cantidad de veces que quiera, logrando de esta manera la incorporación –también de ex profeso- de diferencias, para que tanto la original como la falsa no sean exactamente iguales, tomando como referencia varias firmas originales, asimilando y /o seleccionando a tal efecto, partes de cada una de ellas.

El tiempo necesario para realizar la labor dependerá de la habilidad y destreza del operador. Al examen físico con instrumental adecuado, no son perceptibles los acoples ni las uniones de los gramas, -cualquiera sea la cantidad de tiempos de ejecuciones en los que se halla llevado a cabo-. No es necesario para cometer este tipo de ilícito ,munirse de costoso instrumental de alta tecnología, sino los conocimientos y los programas informáticos adecuados para la ejecución del mismo, como así también con el tipo y calidad de impresora apropiados.

Además, es de destacarse que actualmente, se están llevando a cabo estudios avanzados, como el análisis de tintas, a fin de determinar las diferencias y/ o similitudes existentes entre las tintas de impresoras con respecto a las tintas de uso convencional, esto es debido a que al examen físico con instrumental óptico de alta resolución, de la tinta utilizada en impresora sólo se puede visualizar el difuminado de micro partículas distribuídas en proximidades de los trazos principales, tiñendo inclusive, a las fibras más íntimas del papel, lo cual es indicativo de tratarse de tinta de muchísima fluidez, pudiendo inferirse que es la utilizada en cartuchos de impresora, ya que debe poseer esa extrema fluidez a efectos de no atascar /bloquear los inyectores y/ o boquillas de la impresora utilizada. Sin embargo, en las tintas de uso convencional, a la observación microscópica y al tratarse de las de tipo oleoso utilizadas en los bolígrafos, se observa el brillo característico de sus componentes grasos y el teñido de la fibra del papel, sólo se produce en forma superficial, mientras que en aquellas que presentan componentes del tipo fluido las características físicas pueden llegar a confundirse con la descripta en primer término (impresora), aunque en este caso no se evidencian las micro partículas que fueran enunciadas precedentemente.

Para concluir, cabe acotar, que se debe tener presente, que la tecnología cada vez avanza más y los especialistas debemos estar preparados para poder combatir todo tipo de fraudes, como el presentado en este trabajo, el cual invita a la minuciosa y exhaustiva investigación de delitos cometidos con la herramienta de la informática.


Publicado por Asecrimf @ 19:35  | Documentología
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios