Jueves, 25 de noviembre de 2010

Evoluci?n del objeto de conocimiento en la etapa previa y la etapa del proceso penal??

Dijimos antes que, al momento mismo de la constataci?n del hecho, en el escenario en que ocurriera, queda delimitado el campo de la investigaci?n, pues las mayor o menor diligencia, preparaci?n, idoneidad y eficacia del investigador; o personal actuante, nos dar? la clave del ?xito, determinara una correcta colecci?n de las pruebas; y, se indicar? un adecuado control de la cadena de custodia de la evidencia material que all? se secuestre o se incaute para su posterior pericia.-?

El Ministerio P?blico es definido, como ".el cuerpo de Fiscales, Defensores Oficiales y Asesores de Incapaces que, encabezado por el FISCAL NACIONAL , act?a con legitimaci?n plena en defensa de los intereses de la sociedad y en resguardo de la vigencia equilibrada de los valores jur?dicos consagrados en las disposiciones constitucionales y legales."??

Bajo estas caracter?sticas, la norma impone como funciones b?sicas del citado organismo la tutela del inter?s p?blico y las garant?as de los habitantes, requiriendo la justa aplicaci?n de la ley y del derecho, sea en lo concerniente a intereses colectivos, difusos o individuales, debiendo velar por la limitaci?n de su ejercicio abusivo o disfuncional.-??

Desde esta perspectiva, la directriz funcional del Ministerio P?blico resulta conglobante de la totalidad de funciones que comprenden las agencias del Estado, dedicadas tanto a la persecuci?n de los delitos, como a la defensa de las garant?as; lo que -en principio- pareciera ser una evidente contradicci?n; dada la naturaleza distintiva que define una y otra.-??

Decimos esto, porque en el Derecho Latinoamericano, no existe un consenso generalizado respecto de cu?les son los objetivos del Ministerio P?blico; o la diferencia que pudiera establecerse entre este y la "Fiscal?a General -sea de car?cter provincial o nacional-, obviamente para nuestro sistema de Estado.-?

En esto, debe quedar claro que "Ministerio P?blico", -en el sentido de la ley comprende tanto el concepto de ?rgano de defensa, como ?rgano de persecuci?n penal, carece de los mismos alcances; y adquiere otra relevancia frente a pa?ses hermanos donde uno ejerce el contralor; y el otro es un ?rgano objetivamente operativo; en cuanto a la investigaci?n del delito se refiere; y ello sin menoscabo de los deberes de representaci?n y asistencia de los incapaces y v?ctimas

Cabe tambi?n destacar, aunque no se trate de un ?mbito procesal, que desde siempre, y en todo Congreso de Derecho Procesal, se ha discutido la necesidad de reformas, en pos de un sistema o de otro; es decir admitiendo la existencia de un juez instructor; o la instrucci?n por parte de un ?rgano distinto, a la cual denominamos "fiscal", proponiendo para el proceso un sistema acusatorio puro, es decir donde exista igualdad de armas, plena contradicci?n de las partes frente a un tercero imparcial, impartial e independiente, denominado "juez".-??

las Polic?as, ejercen la funci?n de instrucci?n delegadas del fiscal, con potestades instructorias; asignaci?n esta que ya recib?a en la ley que se dej? de lado; y donde sus funciones de instructor era asimiladas a la del juez; al punto que el mismo C.P.P. otorgaba al "instructor" las mismas atribuciones que el juez penal, salvo aquellas que se les vedara expresamente por la ley. Con la reforma del C.P.P. de 1998 naci? un nuevo sistema de enjuiciamiento, destacando la estructura de los ?rganos que intervendr?n en el proceso penal.-??

El Ministerio P?blico surge con una nueva estructura y plena autonom?a funcional,

Sin embargo, lo cierto y concreto es que desde aquella ?poca a hoy, se perfilaron y modificaron distintas normas, las cuales han delineado una nueva estructura, al punto que -podemos decir- estamos ante un nuevo c?digo de procedimientos, con viejos vicios; esto es derivado del incorrecto manejo del mismo por parte de los operadores jur?dicos; ya que en 12 a?os de vigencia, se han elevado tantas causas a conocimiento del citado Tribunal, que desbordado tiene un objetivo de imposible cumplimiento; pues la realidad ha superado a la esperanza, y la celeridad tan pedida y esperada jam?s lleg?, raz?n por la cual continuamente se dictan normas m?s o menos inquisitorias; pero que en el fondo no hacen al m?todo, sino a la persecuci?n de finalidades pol?ticas, tales como las que imponen el "control social", tema este totalmente ajeno a la instancia que tratamos, circunstancias plenamente debatida en distintos Congresos Cient?ficos; pero que en el plano de la realidad, y en el pol?tico institucional no encuentran adecuada respuesta.-??

En lo que aqu? interesa, se destaca que la etapa preparatoria no puede tener otra finalidad que no resulte de las acciones necesarias para la "preparaci?n del caso", lo que supone que el fiscal instructor deba colectar todos aquellos elementos de "convicci?n", que tornen procedente la conformaci?n de un "debido proceso legal".-??

Esta finalidad, tan simple en su expresi?n; pero tan incomprendida en la pr?ctica ha llevado a la justicia penal al borde del colapso; claramente ordena que durante la Investigaci?n Penal Preparatoria el fiscal instructor deber? atender el "asunto", el "caso" o la "causa", seg?n la preferencia sem?ntica que se tenga, respetando el principio de econom?a procesal.-?

Destaco que la ley incurre en incongruencia cuando habla de "recolecci?n de pruebas", pues -la realidad del proceso- solo acepta como prueba aquellas que se desarrollen en la "etapa de proceso", es decir con los elementos tra?dos a confirmaci?n del hecho, por el Fiscal de Juicio, y sobre el cual deber? ofrecer prueba. Es por ello que la misma ley autoriza al fiscal instructor, prescindir de la instrumentaci?n de aquellas diligencias probatorias que se consideren innecesarias para requerir la elevaci?n a juicio (aunque correctamente debe entenderse como proceso ya que el "juicio" es el acto cognoscitivo del juez a trav?s del cual dicta veredicto y sentencia).-?

Por las mismas razones, la ley autoriza que para la incorporaci?n de la prueba y realizaci?n de diligencias no ser?n necesarias otras formalidades que las indispensables para garantizar la validez y entidad convictiva de los actos, lo cual resulta contradictorio si se sigue pensando y actuando en la "instrucci?n", como verdadero proceso; al punto que esta etapa tiene tanta injerencia en la opini?n p?blica; que nos ha llevado a la mediatizaci?n de los procedimientos; donde la ley no solo es cuestionada; sino el mismo juez de garant?as; de quien todos pretenden tome el "caso", como verdadero responsable e instructor, desviando los fines de tutela y garant?a a que se hizo referencia m?s arriba.-??

As?, tambi?n con el mismo criterio; la posibilidad de que el Agente Fiscal se reserve evidencias (a la que ley llama prueba) de la investigaci?n penal preparatoria, y la formaci?n del legajo respectivo; se ha transformado en letra muerta, evidenci?ndose una actitud err?tica frente al criterio de celeridad y eficacia que debe imponerse en dicha etapa preliminar. Debe destacarse que el legislador ha previsto la simplificaci?n del procedimiento, llevando a extremos que la sociedad entiende como precarios o inexistentes.-

Ello, se definen en la posibilidad, cierta; pero incumplida de que el fiscal instructor:??

1.- Solo forme un legajo de "investigaci?n", que se individualizar?, registrar?, foliar? debidamente.-??

2.- Que el contenido de dicho legajo resulte secreto hasta la audiencia de ofrecimiento de prueba para la realizaci?n de juicio, debiendo entenderse que aqu? la ley opera con el criterio de "objetividad" con que debe actuar el investigador, es decir a?n actuando en inter?s de la defensa; pues de lo contrario estar?amos ante el mismo procedimiento inquisitivo, donde solo el "inquisidor" conoc?a de las prueba, las produc?a, y con ella condenaba; pues resulta evidente que su actividad de persecuci?n no hace a la defensa individual, sino a la del "inter?s colectivo", valores que si bien resultan superiores, deben restringirse cuando llegan al extremo de su enfrentamiento con "intereses singulares" de irrestricta garant?a, tanto constitucional, como extraterritorial (los tratados), y es all? donde priva el respeto a la "dignidad humana", o a los denominados derechos humanos (como si existieran otros derechos que no fueran humanos).-??

3.- Que la autorizaci?n del ordenamiento legal, a la simplificaci?n del procedimiento a meras "anotaciones relacionadas con la producci?n de diligencias por parte del Ministerio P?blico", se ha interpretado colectivamente como un avasallamiento de los derechos ciudadanos, dejando de lado la verdadera naturaleza de la "investigaci?n preparatoria", esto es los actos necesarios para la determinaci?n del hecho delictivo, la individualizaci?n del o los autores, la posibilidad cierta de calificar el mismo, conforme las normas de fondo y la existencia de agravantes o atenuantes de la responsabilidad penal del imputado.-?

4.- La autorizaci?n de "evitar", en todo cuanto sea, posible la confecci?n de actas se ha transformado en una mera quimera; ya que hoy se escribe m?s que nunca; y la simple lectura de cualquier causa nos dar? cuenta de ello.-??

La sobreabundancia de actas, certificaciones que hacen de "verdaderas declaraciones testimoniales", actuaciones administrativas, notificaciones de actos que no hacen a la "garant?a", ni desvirt?an el procedimiento estatal, o lo que dicho de otra manera, no afecta los derechos o garant?as constitucionales del imputado, se han trasformados en tan profusos, que las causas suman in?tiles cuerpos, que en la verdadera etapa del proceso, ni siquiera son utilizada por las partes; interesados en conformar la prueba, tanto de la culpabilidad como de la defensa, o se llega a la nulidad de "todo lo actuado", por sobre actuaci?n del operador jur?dico, dejando en libertad a quien de haber guardado dichos principios estar?an condenados.-??

La finalidad de la doble garant?a es que "nadie puede ser condenado sin proceso previo", pero el "proceso debido" debe ser respetuoso de las normas que hacen al principio de legalidad; y de all? que quien cometa delito, y sobre quien se compruebe la culpabilidad y responsabilidad, debe ser condenado. Lo contrario es una condena a la sociedad, que de tener una actividad pac?fica y ordenada, pasa a tener una actividad requirente de conductas estatales impracticables en el plano de la realidad.-?

5.- La posibilidad de que los interrogatorios de los testigos, peritos e int?rpretes y dem?s actos susceptibles de ser reproducidos en la etapa de juicio resulten volcados en el legajo fiscal por simples anotaciones, en las que deber? consignarse, adem?s de los datos personales del entrevistado, un resumen de sus manifestaciones, se han transformado en impracticable por una supuesta e inexistente violaci?n a los derechos fundamentales; cuando est? claro, y debe quedar claro que no resultan elementos de prueba, sino fuentes de ellas. En este sentido, y con el criterio de actuaci?n a que se refiere la ley, resulta dif?cil encontrar un argumento com?n a todas estas posibilidades. La actividad es relativamente nueva, tanto en nuestro ordenamiento, como en los dem?s pa?ses que persiguen el sistema acusatorio.-??

El objetivo de lograr la simplificaci?n, celeridad y econom?a procesal en la actuaci?n del "fiscal instructor", hoy tiene que ver m?s con un problema de ?ndole cultural; pues el legal es bastante expl?cito y convincente.-

Entendemos que hay que reforzar una de las instituciones m?s importantes del proceso penal cual es el Ministerio P?blico, sin dejar de ser un observador atento de la realidad jur?dica que proporciona el Derecho comparado, pues en ?l la comunidad de naciones va buscando los nuevos rumbos que el enjuiciamiento requiere.-??

As?, y a modo de ejemplo, podemos citar que Alemania -ya en el a?o 1974- da un vuelco en favor del sistema anglosaj?n dejando la instrucci?n a cargo de una persona distinta al Juez (Polic?a y Ministerio Fiscal), circunstancia esta ignorada por muchos pa?ses, que a?n hoy contin?an con la tradicional competencia del Juez Instructor para esta fase inicial del proceso penal.-??

Dentro del derecho latinoamericano, la Rep?blica del Salvador entiende que "La Fiscal?a General de la Rep?blica es una instituci?n del Ministerio P?blico, con atribuciones constitucionales cruciales para el afianzamiento del Estado de Derecho", fundamentando tal definici?n en las previsiones del art?culo 193 de la Constituci?n de dicho pa?s , por lo cual se entiende que constituye misi?n primordial de la Fiscal?a el control de la legalidad, la direcci?n de la investigaci?n del delito, el encauzamiento penal y la defensa de los intereses fiscales.-??

Entendemos que "El Salvador" no escapa a la problem?tica latinoamericana, respecto de la investigaci?n de il?citos; y el profundo malestar que ello provoca en la sociedad toda.-??

Es que, -debe quedar claro, de una vez para siempre- no se trata solo de "meter preso" a toda persona sindicada de cometer un delito, o eventualmente imputada de un il?cito penal; sino de establecer una pol?tica de Estado para el afianzamiento del "valor justicia"; y, para ello-necesariamente- debe existir la certeza jur?dica de que los derechos de todos los ciudadanos preexisten a las garant?as que el mismo hombre establece a trav?s de la ley y de las obligaciones de los habitantes de la Rep?blica y los limites y posibilidades de actuaci?n de los entes estatales, garantiz?ndose de esta manera las actuaciones apegadas a la ley (principio de legalidad).-??

Consecuentemente, contar con la certeza de cu?les son los instrumentos jur?dicos que debe aplicar la Fiscal?a, contribuye a fortalecer la confianza ciudadana en sus actuaciones y la correcta y oportuna aplicaci?n de las leyes por parte de la instituci?n y las otras que administran justicia.-??

En ese cuadro de derechos y garant?as, el sistema legal salvadore?o, al igual que muchos otros en Latinoam?rica, est? integrado por un sinn?mero de leyes, reglamentos e instructivos, dispersos, difusos, en desuso, y hasta contradictorios, complicando de esa manera no solo su conocimiento, sino tambi?n su comprensi?n y correcta aplicaci?n a los casos concretos.-??

Por esto, creemos; la instrucci?n penal preliminar, o com?nmente conocida como "Instrucci?n Penal Preparatoria" debe tener -necesariamente- un criterio funcional, de acuerdo a los siguientes principios:

1. - Simplificaci?n de los procedimientos, utilizando todos los medios t?cnicos, log?sticos y cient?ficos para la preservaci?n de actos que solo podr?n utilizarse en caso de recursos ante el Tribunal de Casaci?n Penal?

2. - Respeto irrestricto a las garant?as constitucionales, y al principio de legalidad en la colecci?n de evidencia.-??

3. - Prudencia al adoptar medidas que signifiquen restricci?n de derechos a la libertad de las personas.-??

4. - Ejercicio de la coerci?n penal, a trav?s de medios alternativos a la Prisi?n Preventiva, adoptando esta ?ltima solo en los casos en que se encuentren en juego los valores que hacen a la "justicia del caso", o representen peligro para la vida o bienes de los dem?s miembros de la sociedad.-??

5. - Mantener, y sostener la vigencia de lo establecido en los tratados y convenios internacionales ratificados por Argentina, relacionados al respeto de los derechos humanos; que a partir de la reforma Constitucional de 1994, conforman el bloque de constitucionalidad continental.-??

6. - La actuaci?n del Fiscal instructor debe responder al principio de econom?a procesal, como respuesta adecuada del Estado frente a los ciudadanos, evitando la reiteraci?n de actuaciones procesales, respetando la aut?ntica actividad probatoria del sistema procesal adoptado.-??

7. - Requerir, fundadamente, y en acto de audiencia p?blica- que se celebrar? ante el juez de garant?as-, la imputaci?n penal abriendo paso a la actividad de la defensa, como sujeto legitimado y necesario a?n en la etapa de instrucci?n.-??

8.- Redefinir los conceptos previstos como "finalidad de la instrucci?n penal preparatoria, abri?ndose un legajo criminol?gico del imputado (ya sometido al procedimiento), habida cuenta que dicho cometido excede el marco de referencia que se exponen m?s arriba, siendo contrario a los principios de celeridad y desformalizaci?n de la "investigaci?n".-??

Con lo dicho basta para abastecer el cuadro de situaci?n global que se pretende presentar, sin pretender -por cierto- ser abarcativo de todos los puntos que se requieren para un estudio profundizado del tema, sino m?s bien tiene la intenci?n de provocar el inter?s en la "investigaci?n del fen?meno" para as?, entre todos, encontrar el verdadero rumbo de una investigaci?n seria, sin tab?es, ni sobredimensionamiento de roles; y -por sobre todo- eficaz, con lo cual bastar?a para el reclamo de un pueblo ahogado en la angustia y caos social que provoca el "delito nuestro de cada d?a".-??

La pericia como elemento de convicci?n y prueba??

Preliminarmente, debemos recordar que el proceso se estructura con elementos subjetivos y objetivos.-??

El procedimentalismo dio preferencia a los objetivos; el cientificismo a los subjetivos sin descuidar los otros.-??

Unitariamente, lo subjetivo del proceso penal se manifiesta en el conjunto de personas que intervienen ejerciendo atribuciones o someti?ndose a sujeciones que integran el contenido del proceso y lo impulsan a su finalidad; lo objetivo, en el desenvolvimiento de la actividad que resulta de la serie gradual y progresiva de conductas cuya mol?cula es el acto procesal penal.-?

Son elementos subjetivos fundamentales las personas que se desempe?an como sujetos procesales. Los dem?s son auxiliares o colaboradores.-??

Son sujetos esenciales el tribunal, el acusador y el imputado; eventuales, los que se vinculan con la cuesti?n civil y el querellante cuando la ley autoriza al ofendido a intervenir.-

Los colaboradores intervienen para hacer pr?ctica la tarea judicial, completar la personalidad y defensa de los sujetos privados o actuar como ?rganos de prueba.-?

Son manifestaciones objetivas de los sujetos procesales que orientan el resto de la actividad; la sentencia penal, la acusaci?n y la declaraci?n indagatoria.-?

No obstante su concepci?n unitaria, esa actividad se fracciona en miras a espec?ficas finalidades.-?

Se integran as? etapas y dentro de ellas momentos con rito particular: instrucci?n con la investigaci?n y la cr?tica; juicio con su momento preliminar, el debate y la decisi?n; impugnaci?n y ejecuci?n.-?

Para Clar?a Olmedo, el objeto material del proceso es el tema propuesto como res iudicanda y que su finalidad m?s caracter?stica es la obtenci?n de la res iudicata.-

El objeto resulta ser as? un asunto de la vida; la materialidad afirmada como penalmente relevante. Sobre ese asunto penal as? afirmado versa el proceso, en su tendencia a transformar una posibilidad en realidad actual. Se trata de un concepto representativo de lo f?ctico hipotizado en las normas penales; un posible acontecer cuyas consecuencias son penalmente relevantes.-?

En el proceso se traduce en forma de imputaci?n que en su comienzo puede no ser subjetivamente individualizadora.-

Sentado ello, la doctrina ha considerado que no debe limitarse a la consideraci?n del objeto procesal penal como lo puramente f?ctico; sino adecuado a la verificaci?n de la existencia de un hecho penalmente relevante; por tanto, si no existe una adecuaci?n entre el hecho, la conducta y una acci?n t?pica debe desestimarse la misma archiv?ndose el expediente.

pero se mantendr? como tal mientras subsista la posibilidad de determinar la existencia de delito y determinaci?n del autor del mismo; y ese camino solo conocer? su fin con el fallo que resuelva y defina la situaci?n final del imputado.-?

El examen del objeto procesal requiere considerar los elementos f?cticos objetivos y subjetivos, analiz?ndolos bajo el lente del derecho sustancial, y atendiendo a la conducta en s? y a sus consecuencias materiales y jur?dicas.-?

La objetividad del hecho comprende al n?cleo, sus antecedentes y consecuencias, y eventualmente sus adherencias.-

El n?cleo es la conducta humana enjuiciada, inmersa en las circunstancias de modo, tiempo y lugar que tengan trascendencia jur?dica. Antecedentes y consecuencias son las situaciones legalmente tipificantes o eliminadoras del hecho como delito, y los rastros materiales y morales dejados para obtener por el hecho de su producci?n y que contribuir?n a reconstruir lo ocurrido.-

La subjetividad se refiere al elemento humano de esa conducta en cuanto vinculada al acontecer valorado jur?dicamente, y apreciada en su proyecci?n temporal. Agotado el examen del objeto procesal, corresponder? subsumirlo en las normas constitutivas del orden jur?dico para afirmar o negar la responsabilidad del perseguido penalmente. Dado que esto es aplicar el derecho, se advierte c?mo entre ?ste y el hecho no es posible obtener una separaci?n tajante: para la existencia de un objeto procesal el sustento f?ctico debe ser pensado jur?dicamente. Sin embargo, entre el "pensar jur?dico", y la determinaci?n cient?fica que realiza el experto en una pericia, surge el interrogante de si "efectivamente" el informe pericial debe contener datos cognoscibles para una persona ajena a la ciencia que el auxiliar practica; m?s aun hoy donde los estudios y determinaciones t?cnico-cient?ficas van m?s all? del entendimiento del hombre medio (como debe ser considerado el juez).-

Lo dicho nos muestra que existen dos realidades de la verdad que se busca develar, una a la que se allega el perito a trav?s de la investigaci?n aplicando el m?todo cient?fico; y otra aplicada por el juez a trav?s del m?todo jur?dico.-?

Para su entendimiento acud? a Juan Samaja, quien entiende que el principal presupuesto de toda investigaci?n cient?fica presupone que el objeto de estudio sea inteligible; lo que conlleva a decir que antes de ponerse a investigar, todo cient?fico presupone que su objeto es "investigable". Este a priori de inteligibilidad contiene al menos dos momentos b?sicos:?

1. - Por un lado, debe ser posible describirlo, esto es, identificar sus elementos componentes y caracterizarlos; y?

2.- Por otro lado, debe ser posible reelaborarlo conforme a alg?n patr?n de asimilaci?n a las evidencias de nuestra raz?n.-?

El autor describe que ello es as?, en raz?n de que el conocimiento cient?fico se desarrolla como un movimiento de "ir y venir" entre la experiencia y la teor?a. La explicaci?n o comprensi?n cient?fica es la operaci?n que resulta de ese movimiento. Se trata de un movimiento de mediaci?n: mediaci?n de la experiencia por la teor?a y de la teor?a por la experiencia. Emerge la comprensi?n cuando se logra mostrar y fundamentar que lo dicho en una descripci?n puede hacerse corresponder con los t?rminos de una tautolog?a, de modo tal que lo que sucede en el mundo de los hechos es "tan obvio" como obvia nos parece la tautolog?a. Y, a la inversa, Cuando podemos adjudicar al esquema l?gico matem?tico que hemos logrado construir con las leyes descubiertas, un modelo real que le corresponde en nuestro campo experienciable,

Sin adentrarnos demasiado en el problema de los m?todos, lo que aqu? quiero decir es que, independientemente de la mayor o menor complejidad del estudio, su relaci?n con los hechos investigados, el objeto de la investigaci?n pericial y sus conclusiones debe aparecer "comprensivo con la simple raz?n" que impone la sana critica racional; pues esta es la pauta que tendr? en cuenta el juzgador al momento de resolver.-?

Pretender aqu? explicar la problem?tica que surge a partir del desarrollo de cada obst?culo que pudiera presentar el desarrollo de una ciencia, un arte o una t?cnica en funci?n del desarrollo del objeto procesal; y la determinaci?n de la existencia de un hecho con relevancias de delito ser?a excederme en lo que se me pidi?; y baste pues decir que cualquiera fuera la ciencia, arte, disciplina o t?cnica que el perito practica, su informe debe ser trascendente para la investigaci?n, debe traer certeza positiva o negativa sobre el hecho que investiga; y, debe concluir claramente en la forma en que se desarrolla en nexo de causalidad adecuada, entre el hecho, la experiencia realizada y sus conclusiones, de manera tal que no resulten equivocas, contradictorias o ininteligibles para una persona que no ejerce la profesi?n del experto, pero que debe resolver cuestiones que tienen que ver con bienes de la vida; esto es la mayor o menor afectaci?n a los derechos (cualquiera fuere) que se ver?n restringidos, limitados o seriamente afectados (tal el caso del privado de libertad).-?

?

El objeto de la prueba pericial?

La investigaci?n criminal moderna se apoya en una estructura compleja, donde su objeto no solo est? dirigido a una interpretaci?n adecuada del resultado forense, sino tambi?n un entrenamiento filos?fico y cient?fico del derecho, aplicado al caso concreto.-?

Ello significa que cualquier investigaci?n seria y responsable de los il?citos penales, basar?n sus conclusiones en una serie de relacionamientos y experiencias realizadas a trav?s de la observaci?n cr?tica, el conocimiento de la ciencia y la tecnolog?a aplicada.-?

Significa esto que la investigaci?n no tiene un fin propio, sino allegado al fin del objeto del proceso, permitiendo al juez dictar una sentencia de condena o de absoluci?n; esto es sosteniendo un hecho con relevancia delictiva que formulada a manera de hip?tesis por parte de quien ejercita la acci?n p?blica, resiste el embate de la defensa y logra el convencimiento del juzgador. Tambi?n, que en las causas criminales, existe un inter?s profundo en develar el la existencia de o no de un delito, para lo cual el investigador deber? aplicar un criterio metodol?gico, basado en el an?lisis cient?fico de los elementos materiales e inmateriales reunidos esencialmente en la escena del crimen a trav?s de la pesquisa tradicional, circunstancia que me exime manifestar solo se puede realizar con la participaci?n directa y necesaria de uno o m?s expertos en la materia, objeto del conocimiento e investigaci?n.-?

Significamos que el investigador puede tener un criterio formado, pero la hip?tesis de investigaci?n, a la cual algunos denominan pretensi?n de investigaci?n, pero ella solo puede estar basada en un conjunto de elementos predise?ados y preestablecidos para la correcta resoluci?n del caso. Queda claro que una investigaci?n comprende una visi?n integral del caso, esto es que debe investigarse tanto lo favorable como lo desfavorable a los intereses de quien aparece prima facie imputado de un delito, desapareciendo as? definitivamente la palabra delincuente; como resultado de la aplicaci?n y respeto absoluto a la garant?a de inocencia que la mayor?a de las Constituciones contienen.-

El investigador, a su vez, hace de coordinador de una serie de actividades, que a manera de eslabones se van uniendo para la construcci?n del caso, esto es evitando la destrucci?n de las evidencias materiales o inmateriales recogidas en el primer momento del hecho (escenario del crimen) y jerarquizando la cadena de custodia de los mismos, de manera tal que entre ese momento; y la fase del juicio oral, publico y contradictorio no se desfigure o desaparezca la evidencia, que en esta etapa se pretende producir o introducir como prueba de cargo o de descargo de la imputaci?n que se realiza; y/o que pretende confirmar la hip?tesis de imputaci?n realizada por el representante del Ministerio P?blico.-

En lo tocante al Perito, queda claro que este actuara a instancias, pedido u resoluci?n de quien se encuentre a cargo del tr?mite; y es esencial al acto que el experto tenga capacidad para desempe?ar el cargo, que lo haya aceptado seg?n las formas procesales; y que se haya expedido manteniendo un criterio de objetividad, dentro del plazo establecido por la ley.-

?

Los hechos constitutivos de la investigaci?n penal

No obstante ya haber abordado la cuesti?n, queda aqu? mencionar que en el sistema "probatorio", sea este determinativa - f?ctica o confirmatoria (etapa del proceso), para la ciencia jur?dica, el contenido f?ctico est? relacionada con los hechos; y esto debe ser considerado como una secuencia de acaecimientos interrelacionados unos con otros, de antecedente a consecuente, que tienen relevancia jur?dica para aplicar la consecuencia jur?dica contenida en una norma.-?

As?, los hechos (circunstancia f?ctica) tienen una existencia material que pueden ser observados directa o indirectamente. Pueden recogerse o estamparse en diversos instrumentos, pero siempre aspectos del hecho.-?

En conclusi?n el hecho existe o no existe, u de otra manera ocurre o no ocurre; y, sobre ?l no se puede establecer juicio de verdad o falsedad.-?

Un juicio en el sentido de la l?gica es un pensamiento en el que se afirma o se niega algo de algo. Es claro que se distingue de la proposici?n, pues ?sta se enuncia mediante una oraci?n con un significado en cuanto a relaci?n que se establece entre los elementos que la integran. Un ejemplo aclara mejor la cuesti?n. Pedro es hombre, es un juicio. Pero, Pedro es el asesino de Juan, constituye una proposici?n. En la primera se enuncia una caracter?stica de algo (el determinativo de ser hombre); en la segunda se establece una relaci?n (que Pedro mato a Juan).-?

Vista as? las cosas, los hechos existen o no existen ocurren o no ocurren. La forma como se trasladan al proceso puede ser: por medio de las afirmaciones de las partes o, mediante los medios probatorios, aunque la doctrina no es pacifica. Al respecto, y en el especifico ?mbito del proceso penal, entendemos que los hechos por si no dicen nada; y solo tienen importancia cuando por su relevancia de delito; y su conformaci?n por elementos de convicci?n allegados en la etapa de investigaci?n producen la hip?tesis de juicio (o mejor dicho de proceso); y ello sucede cuando el Fiscal de instrucci?n entiende reunidos los elementos necesarios para sustentar el caso, frente al tribunal que -en definitiva- resolver? dictando la sentencia que corresponda.-?

?

La necesidad de la prueba por medio del dictamen de peritos?

Dijimos que la actividad de investigaci?n se sustenta en un actuar coordinado e interdisciplinario de distintos sujetos procesales, bajo la coordinaci?n y direcci?n de una Agencia del Estado, que aqu? llamamos Ministerio Publico, pero bien en cualquier otro lado pudiera ser "juez de instrucci?n".-?

Sentado ello, queda claro que producida la recolecci?n de los elementos f?sicos que necesariamente relacionan el hecho que se investiga, con el resultado que se pretende de la experiencia que se requiere para el caso, la intervenci?n de un experto ser? ineludible; m?s aun en aquellos delitos complejos; o caracterizados por un sistema de "asociaci?n delincuencial compleja", que en m?s de una oportunidad sobrepasa las frontera de cualquier Estado.-?

Para entender el asunto es necesario tener presente lo que dice Juan Montero Aroca respecto de las fuentes de prueba; refiriendo que se trata de un concepto extrajur?dico, que se corresponde forzosamente con una realidad anterior al proceso y es -por tanto- extra?a al mismo, pues, existe independientemente de que llegue a realizarse o no el mismo.-

Ahora bien, queda claro que si no entra al proceso no tiene consecuencias procesales, pero si puede tener efectos materiales, pues preexisten al mismo; siendo de fundamental importancia tener presente que, tanto en la investigaci?n, como en el proceso lo que se trata de desentra?ar son la verdad de un hecho acontecido en el pasado; que lo pretendemos recrear y proyectar como elemento catalizador de la resoluci?n futura del juzgador.-?

Esta concepci?n del proceso, como una serie consecuencial de acci?n y reacci?n de dos iguales ante la ley, pero desiguales en el plano de la realidad, frente a un tercero imparcial, impartial e independiente no lleva a tener presente que la designaci?n del perito no es ya una proyecci?n solo del observador-investigador, sino de aquellos sujetos procesales legitimados que, acreditados como partes tendr?n posibilidad de actuaci?n; y a ello se refiere la legalidad que impone la presencia del juez de garant?as en la etapa de investigaci?n preliminar.-?

?

La aportaci?n de conocimientos especializados como fundamento de la intervenci?n del perito en la investigaci?n de los delitos?

Conforme lo tratado en la presente ponencia, los hechos en el caso concreto llegan al proceso: por la afirmaci?n o resistencia de las partes o por medio de las fuentes de prueba. En estos ?ltimos hay que distinguir entre aquellos medios que traen los hechos al proceso, por ejemplo, los testigos, declaraci?n de parte, etc., que incluso llevan la posibilidad impl?cita de incorporar hechos al proceso; y, aquellos medios que sirven a la mejor valoraci?n de los hechos que han sido aportados al proceso, por ejemplo, la experticia, la inspecci?n judicial.-?

Cuando se habla de la verdad de los hechos tenemos dos sentidos:

Los hechos ocurrieron o no.-

En este caso el problema es de demostrar la existencia o no de ellos-aqu? ser?a la imposibilidad de la ocurrencia;

Los juicios y/o proposiciones que hacemos sobre los hechos, bien como afirmaciones, o bien como narraciones o descripciones de los hechos.-

Aqu? se trata de demostrar la verdad o falsedad del juicio o la proposici?n. Que en todo caso se trata de de establecer si hay identidad entre lo expuesto y las cosas objeto de ello. Lo que significa que necesariamente se tiene que buscar el hecho.-?

Se?alamos que tanto en la investigaci?n preliminar, como en el "proceso" se busca reconstruir un acontecimiento pasado; y que motivara la intervenci?n de las agencias del Estados para la determinaci?n de la existencia o no de delito; esto es el hecho acaecido e investigado a generado -desde el primer momento- argumentos sustentables de que existe delito, por tanto su conocimiento jur?dico tratar? de entrelazar los eslabones necesarios para la determinaci?n de la verdad; o una aproximaci?n a ella (lo que denominamos principio de certeza).-

Sin embargo, para alcanzar este cometido se debe disponer de medios probatorios que contengan las propiedades de impresionabilidad y traslatividad.-

Debe tenerse presente que una u otra propiedad puede ser fuerte o d?bil, ser imperfecta o extinguirse. Por ejemplo, un testigo con dificultades auditivas no registra perfectamente la impresi?n del hecho, o que muera.-

Adem?s, est? el problema de la recepci?n del hecho, lo cual se da en un proceso complejo de captaci?n y comprensi?n. Esto es predicable incluso de los medios mec?nicos, por ejemplo, una fotograf?a capta un ?ngulo o perspectiva, sin movimiento ni voces; una filmaci?n capta el enfoque del filmador; un documento registra un contenido escrito, pero no las circunstancias internas de las voluntades que se expresan en el acto.-

Desde el punto de vista del contenido del hecho hay problemas con la impresionabilidad y la traslatividad cuando se trata de hechos con un curso causal complejo, que se define "aquel en donde es dif?cil establecer todos y cada uno de los pasos de la sucesi?n en un orden probado que est? regido por alguna conexi?n cient?ficamente plausible o por razonamiento l?gico con base a hechos probados".-?

La complejidad viene determinada fundamentalmente:

1) Por tratarse de cadenas causales escasamente conocidas en cuanto a sus detalles, aun cuando se conozca el inicio y la consecuencia (ej reacciones bioqu?micas en el cuerpo humano), o?

2) Por estar estas cadenas causales m?ltiples y entrelazadas entre s?, que cada una de estas causas no co-determina el resultado, sino que, seg?n su nivel de interacci?n con otras cadenas causales, produce uno u otro resultado, por la complejidad de los sistemas sobre los que le factor externo act?a (ej. el polvo de carb?n y el fumador).-?

As? pues, que en este contexto de enjuiciar conforme a criterios de razonamiento pr?ctico lo que se pretende no es ?nicamente comprobar que, conforme a las leyes causales aceptadas, se ha producido una relaci?n de causalidad en el caso concreto, sino m?s bien, el principal punto de inter?s en el proceso de construcci?n decisoria es la identificaci?n del factor o factores concretos -humanos- que pusieron en marcha la cadena causal.-?

Sin embargo, cuando de dictamen pericial se trata, el criterio de determinaci?n y razonamiento sobre el hecho descripto o determinado, responde a una t?cnica o la realizaci?n met?dica de pr?cticas cient?ficas, que realizada bajo determinados est?ndares, sus resultados permanecen inalterables, y son inmutables; y de all? su car?cter e importancia; tal como resulta de la prueba de ADN en funci?n de la determinaci?n, calidad y eficacia de su conclusi?n.-?

Desde este punto de vista, ya no se trata de verificar qu? importancia tiene el conocimiento especializado de un perito, sino de la calidad y claridad de sus conclusiones, respetando los criterios de la ciencia, t?cnica o arte que practica; y sobre las cuales el Fiscal carec?a de conocimientos para sustentar una hip?tesis, sea esta de imputaci?n, sea de petici?n de sobreseimiento por haber llegado a un aserto negativo, respecto de la existencia del hecho o la participaci?n del imputado (investigado), o tambi?n la inexistencia de los presupuestos jur?dicos de imputabilidad (que tambi?n se determinan generalmente a trav?s de la prueba pericial); y, del cual el caso m?s transparente lo constituye la determinaci?n de que una persona no "puede comprender la naturaleza criminal, o la criminalidad del acto", como causa de exoneraci?n de punibilidad, m?s all? de la imposici?n de una medida de seguridad, si existieran motivos

El car?cter vinculante del dictamen pericial?

Vimos que la sentencia pone fin al proceso penal; y, que es un acto formal de contenido material resultante de "un proceso de cognici?n, que se cualifica y califica por haberse formado a trav?s de un proceso complejo de conocimiento.-?

La formaci?n de la sentencia puede considerarse desde dos aspectos:

1.- En su aspecto externo: se refiere al conjunto de actos que debe realizar el juzgador para elaborar la sentencia. En todo caso depende si es unipersonal, colegiado o mixto.-?

2.- En su aspecto interno, se entiende as? al fen?meno psicol?gico que se desarrolla en la mente de los jueces para realizar esa expresi?n de pensamiento y de voluntad en que la sentencia consiste. Este proceso l?gico pasa por confrontar los hechos expuestos en la demanda con los que el derecho establece para su aplicaci?n. All? hay la formulaci?n de muchos juicios y proposiciones.-?

Es posible asumir que la sentencia es un proceso de interpretaci?n de hechos y aplicaci?n del derecho. Tanto es un juicio l?gico como una expresi?n de voluntad, pero en su elaboraci?n conciertan m?ltiples cr?ticos que demuestran su car?cter complejo.-

Es indudable, que el aspecto externo de la sentencia no revista mayor inconveniente, pero el estudio de la formaci?n interna si reviste gran dificultad.-?

En la formaci?n se expresa un fen?meno de la mente humana -reflexi?n, comprensi?n, interpretaci?n, conocimiento, etc.-, que de por s? son diversos y complejos los factores que lo determinan o sobre determinan, que los intentos de explicaci?n no son aceptados pac?ficamente.-

Dejando atr?s las consideraciones y controversias de la doctrina respecto de los elementos que componen la sentencia si es de importancia destacar que la formaci?n interna de la sentencia no s?lo est? integrada por juicios l?gicos, sino tambi?n por juicios hist?ricos; por juicios de valor, y, finalmente no se puede pretender explicar el juicio jurisdiccional en toda su complejidad, pues como tal no deja de ser un acto humano, dictado bajo las leyes de las proposiciones l?gicas y legalmente establecidas en la Constituci?n; la Ley Penal vigente y la Ley Procesal Penal.-

De ello, surge con claridad que el dictamen pericial no tiene car?cter vinculante para el juzgador, no obstante debe tenerse presente que aquellas determinaciones cient?ficas, cuyos resultados no son compatibles con la refutaci?n argumentativa ser?n definitivamente tenidas en consideraci?n, atento el respeto a la Congruencia Procesal que debe tener el juez al tiempo de sentenciar.-?

A modo de conclusi?n

A manera de s?ntesis de lo aqu? expuesto, creo amerita realizar algunas precisiones, de forma tal que pueda ser consideradas como conclusiones; y surgen de las siguientes consideraciones:?

1.- Con el avenimiento e instauraci?n del sistema acusatorio, se produjo un vuelco cultural de proporciones en la manera de juzgar, acusar y de defender en el ?mbito del proceso penal.-?

2.- Por las caracter?sticas de la investigaci?n; y habiendo el Estado abandonado el monopolio de la investigaci?n, autorizando a las partes legitimadas a intervenir, a?n en la etapa previa, resulta importante redefinir en torno a la concepci?n de la Criminal?stica como ciencia, su proyecci?n social y su incidencia en el Proceso Penal moderno.-?

3.- La investigaci?n criminal moderna se apoya en una estructura compleja, donde su objeto no solo est? dirigido a una interpretaci?n adecuada del resultado forense, sino tambi?n un entrenamiento filos?fico y cient?fico del derecho, aplicado al caso concreto; y sus conclusiones se basan en una serie de relacionamientos y experiencias realizadas a trav?s de la observaci?n cr?tica, el conocimiento de la ciencia y la tecnolog?a aplicada; y del cual participan interdisciplinariamente un conjunto de sujetos procesales, siendo de importancia la actividad del perito, conforme la evoluci?n de la ciencia, la tecnolog?a y la estructura investigativa de los distintos pa?ses.-

4.- El dictamen pericial, tiene suma importancia como aportaci?n cient?fica a la resoluci?n de los conflictos penales, no obstante carecen de fuerza legal para ser tenida como vinculante


Publicado por Asecrimf @ 19:24  | Documentolog?a
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios